es.e-administracja.net

Crazy Foster Home Adventures

Crazy Foster Home Adventures

Las pesadillas habían regresado, manchando mis sueños y obligándome a despertar en un sudor frío. Esta vez no había estado dormida por más de unas pocas horas desde que acababa de dar vuelta la medianoche. Sintiéndome incómodo y un poco asustado, me levanté de la cama y bajé las escaleras para poder sacar algo de agua de la cocina.

Atravesé la sala, tropecé con algo y caí sobre la madera dura. piso con un choque. No me tomó mucho tiempo darme cuenta de que lo que había tropezado era el perro de la familia, Gunner, una bestia de un doberman que casi se destacaba sobre mí debido a mi pequeño tamaño.

Mentí en el suelo por un momento, esperando a que el dolor disminuya. Gunner debe haber estado bastante enojado porque me gruñó y se levantó de su posición de descanso. Se acercó a mí, jadeando pesadamente, hasta que su cuerpo bestial se cernió sobre mí. Sus patas delanteras estaban a ambos lados de mi cabeza, lo que me dificultaba moverme. El perro era una criatura lúdica, así que había supuesto que quería luchar como siempre lo hacía, pero no estaba de humor para jugar en este momento.

Cuando empecé a dar vueltas para salir del animal, él bloqueó yo mas apretado Estaba boca abajo, así que comencé a gatear debajo de él, pero Gunner agarró mis bóxers y se los quitó. Mi culo ahora estaba expuesto a la bestia, lo que me hizo sentir muy incómodo. Ahora era cuando había decidido intentar ponerme de pie sobre las manos y las rodillas para huir, pero eso solo lo ayudó a conseguir lo que realmente deseaba.

Tan pronto como yo estaba a cuatro patas, saltó sobre Yo, su pesado vientre me pesaba para no poder moverme debajo de él. Estaba atrapado con un perro pesado en mi espalda. Mi corazón estaba acelerado porque no tenía idea de lo que me iba a hacer, pero no pasó mucho tiempo hasta que sentí que algo se deslizaba contra mi trasero.

Mis ojos se abrieron de golpe cuando sentí lo que solo podría ser un gran perro. la polla crecía contra mi culo, una sensación que nunca había esperado sentir en toda mi vida. Siguió creciendo y creciendo hasta que solo pude asumir que había llegado a su límite. Ahora era cuando realmente intentaba salir de mi posición, pero era imposible para alguien de mi tamaño. Me obligaron a bajar en mi posición mientras la polla animal de Gunner estaba presionada contra mi virgen trasero.

Ajustó su posición hasta que la punta se empujó contra mi apretado agujero, esta sensación envió escalofríos por mi espina dorsal, haciéndome demasiado nerviosa para llorar por ayuda El perro empujó sus caderas hacia adelante y clavó la punta de su pene en mi culo. Afortunadamente, no logró entrar, pero sí dolió cuando solté un suave gemido al sentir que alguien me había disparado. La bestia estaba decidida y no se detuvo después de su primer intento, empujando de nuevo con éxito al entrar en mi culo.

Nunca antes había sentido dolor como este, la punta de una polla de perro forzándose en mi culo. Desafortunadamente para mí, solo empeoró a medida que continuó empujándose más dentro de mí, estirando mi pobre agujero que no estaba hecho para este tipo de cosas. Para evitar gritar, empujé partes de mi camisa en mi boca, usándola para amortiguar mis gritos de agonía.

Más profundo fue, centímetro a centímetro, pareciendo engrosarse cuanto más se deslizaba. No soy una regla humana, pero se sentía como si el perro hubiera metido ocho pulgadas de dura polla en mi culo. Una vez que se imaginó que no podría ir más lejos, se retractó de sus caderas y retiró su polla hasta que solo quedó la punta, pero rápidamente empujó las ocho pulgadas de regreso a mi cavidad con inmenso poder y velocidad. Mi próstata estaba segura de estar dañada cuando se acabó, lo que no parecía estar cerca.

Ahora que había despejado el camino, esto era cuando la verdadera puta ocurriría. Gunner comenzó a salir y empujar su longitud hacia mí, cada vez más rápido y más rápido hasta que estaba bombeando su poderosa polla dentro de mí a un ritmo rápido. Sentí como si mis ojos volvieran a mi cabeza, especialmente cuando la base de su polla se había deslizado en mi culo abusado. Su nudo era enorme y era, con mucho, la peor parte, pero al mismo tiempo era tan grande que estimulaba mi próstata, lo cual, por alguna razón, me pareció bueno.

Ahora estaba penetrándose en mis bolas hasta las profundidades, empujando ahora once pulgadas de pene perrito en mis intestinos. Mientras más empujaba, más el dolor comenzaba a desvanecerse, siendo reemplazado por nada más que puro placer y dicha. Me sentí enferma de alguna manera, sabiendo que estaba disfrutando de ser violada por un perro, pero a esta altura ya no me importaba. Se sentía tan bien, mi pene comenzó a endurecerse y gotear el líquido preevento en el suelo.

La bestia continuó follando mi culo crudo durante casi diez minutos; me jodió hasta que fui tonto.

Su pene comenzó a hincharse, creciendo en mi culo a un ritmo alarmante. Su nudo se hinchaba y se encerraba en mi culo mientras disparaba montones de esperma caliente en mi agujero, que se sentía celestial. Gemí súper fuerte en mi camisa, ahora empapada de saliva. Creció más y más grande hasta que sentí que mi trasero se dividiría a la mitad, duele mucho pero aún así es agradable. Su pene todavía estaba bombeando esperma caliente dentro de mí, sin permitir que escapara nada de él.

Durante otros quince minutos permanecimos trabados juntos, en ese momento mis rodillas estaban magulladas y me sentía horrible. Cuando su nudo se calmó, su polla se deslizó fuera de mi culo usado, seguido por un río de semen de perro que se acumuló en el piso detrás de mí. Con sus necesidades fuera del camino, simplemente se bajó de mí y caminó por el pasillo en busca de un nuevo lugar para dormir.

Caí al suelo, con las rodillas y los brazos exhaustos por la brutal cogida que acababa de soportar. . La poca energía que me quedaba solía deslizar unos dedos en mi culo, sacando el jugo del perro y llevándome el fluido a la boca. Sabía amargo y salado, pero algo sobre eso me excitó. Cuando ya no quedaban más restos de la bestia, me di la vuelta y lamí la jizz del suelo hasta que estuvo lo suficientemente limpia como para comer.

Cada parte de mí se sentía débil, y por lo tanto necesitaba descansar. Agarré mis calzoncillos y me arrastré escaleras arriba hasta mi habitación, donde había recordado algo: The Sander's tenía tres perros, los otros dos me estaban esperando en mi habitación.


Regalo de Mistery: el regalo que sigue dando.

Regalo de Mistery: el regalo que sigue dando.

Regalo de Mistery: el regalo que sigue dando. Esta salvaje historia comienza una hermosa mañana como cualquier otra mañana en nuestra granja. Justo al lado de la casa hay un granero donde se guardan todos los perros. El sol brilla baña mi cuerpo desnudo cuando me levanto de mi sueño, salteo a la ducha, me pruebo y bajo las escaleras para tomar el desayuno.

(Historias de animales)

Club de equitación Cherry Hill, parte 6

Club de equitación Cherry Hill, parte 6

Jenn estaba a mitad de camino cuando vio a Emily. Sus ojos se encontraron, y Emily esperaba que no hubiera empujado su relación más allá del punto de ruptura. Cuando Jenn llegó al pie de la escalera, dio 3 pasos, y jaló a Emily contra ella, abrazándola fuertemente. "Gracias, mamá, por hacerme sentir mucho mejor" Jenn le susurró al oído a Emily.

(Historias de animales)