es.e-administracja.net

Historias de bdsm 2019

Card image cap

Rendición - capítulo 1 introducción

Surrender Estimado lector, algunos fragmentos pueden ser un poco secos debido a la trama o un poco difícil, pero lea todo el texto para comprender completamente ambos antes de hacer juicio. Esta historia abarca varios años, por lo que hay mucho por cubrir, pero ten en cuenta que se trata de la sumisión completa a un verdadero maestro, compañero y amante.

Card image cap

Becky la Virgen

Es tarde una noche. Becky está desnuda desnuda en su dormitorio. El dormitorio es solo para chicas, por supuesto. Ella se está masturbando; ella no se ha corrido en mucho tiempo. Es pequeña, flaca y con pechos pequeños, pero su piel es lisa y su forma es pura. Sus pechos son lo suficientemente grandes como para colgar, perkily de su pecho pálido.

Card image cap

Zapatos dominantes me ganaron

Así que se sentó frente a su ventana salediza con vista al mar ninfa. Estaban pululando alrededor de ella una y otra vez ¿por qué yo? Mi nombre es Melinda, no estaba bailando el vals exactamente y la computadora me alimenta sexualmente. Las cosas eran visuales como mis ojos pueden ver. Sus ojos todos juntos virtual él tenía este dominio de sexo era como la pintura erótica viniendo en sus curvas largas piernas mostrando sus zapatos eróticos.

Card image cap

Día de Capacitación de esposas

Karl Williams estuvo con Accura Systems durante 3 años. No fue una mala empresa o un mal trabajo. Instaló y atendió sistemas de alarma contra incendios en locales comerciales y oficinas. Él fue dejado en gran medida a sus propios dispositivos siempre que el trabajo estuviera hecho. Trabajaba desde su casa, viajaba a clientes en la camioneta de la empresa y solo llamaba al depósito cada 2 o 3 días cuando era necesario.

Card image cap

Rendición - capítulo 2 - sexo telefónico

CAPÍTULO DOS Sexo telefónico No fue suficiente. Una hora y una ducha fría después, el cuerpo de Beth aún hervía a fuego lento con la necesidad. Estirada en su cama, su cuerpo bañado en sudor mientras luchaba por el orgasmo, maldijo el teléfono cuando sonó a su lado. Haciendo una mueca cuando se negó a detenerse, Beth extendió la mano, agarrando el auricular.

Card image cap

Probando el producto

Me siento rápidamente en la cama de mi celda, escucho pasos que hacen eco en el pasillo. Un escalofrío recorre mi espina dorsal, parte de anticipación y también por la temperatura de la habitación. Me levanto de la cama y me pongo de rodillas en el suelo asumiendo la posición de presentación, mis rodillas se extienden y mis brazos sostienen los codos opuestos detrás de mi espalda que me sacan los senos.

Card image cap

Prueba de ejecución 1

Me siento rápidamente en la cama de mi celda, escucho pasos que hacen eco en el pasillo. Un escalofrío recorre mi espina dorsal, parte de anticipación y también por la temperatura de la habitación. Me levanto de la cama y me pongo de rodillas en el suelo asumiendo la posición de presentación, mis rodillas se extienden y mis brazos sostienen los codos opuestos detrás de mi espalda que me sacan los senos.

Card image cap

Noche de terror de WPC

Parte 1 Gail Mitchell se consideraba afortunada. Solo había estado en la fuerza policial durante más de un año y medio, pero, inusualmente, le habían asignado su propia casa de policía en las afueras de la ciudad. Tres dormitorios, final de la casa, junto a un área vallada de campo de juego de la escuela.

Card image cap

WPC s noche de terror Parte 2

Esta es una obra de ficción. No tiene la intención de causar ninguna ofensa. Si se ofende fácilmente, no siga leyendo. WPCs Night of Terror Part 2. Part 1 está aquí WPC Gail Mitchell había regresado a casa después de un turno agotador. Había sido dominada y atada por un terrorífico cuchillo con capucha que empujaba a un intruso y ahora yacía indefensa en el suelo, con las manos atadas fuertemente detrás de su espalda con una de sus propias medias.

Card image cap

El reclamo de AMANDA RAE

"LA RECLAMACIÓN DE AMANDA RAE" La historia comienza cuando tenía alrededor de 25 años. Había estado fuera del ejército unos 4 años. cuando me encontré con Jim y Amanda Rae mientras tomaban una copa. No había visto a Amanda Rae en probablemente 8 años o más. No desde la escuela secundaria, de todos modos, y después de algunos juegos de billar y algunas cervezas, me invitaron a cenar a su casa la noche siguiente.