es.e-administracja.net

Las novelas eróticas 2019

Card image cap

Snow Bunny Breeders - Part One

El siguiente es un trabajo de ficción, pero se basa en una proyección de las tendencias existentes. Todas las figuras dadas son precisas. Por favor, no lea más si se ofende fácilmente. Parte uno. Con el cambio de milenio, la historia de los afroamericanos fue uno de los 400 años de opresión. Primero, 250 años de esclavitud de bienes muebles donde los seres humanos negros eran comprados y vendidos como cerdos y sus propias vidas dependían de los caprichos de sus amos blancos.

Card image cap

Kristine la niña sin hogar después de su viaje de compras

Fuimos al centro comercial y terminamos en Victoria Secret y Kristine eligió algunos conjuntos y batas cortas y bragas y luego conseguí algunos pantalones vaqueros y tops. Me dijo que nadie la había llevado nunca en un viaje de compras y que estaba muy feliz. Le pregunté si estaba pasando un buen rato con todos los chicos y ella me dijo que es el mejor momento que he tenido.

Card image cap

A Policewoman's Lot - Quinta parte

WPC Cox a veces se quejaba con los hombres sobre sus bromas interminables, sus bromas pesadas y su comportamiento sexista en general. Solo se rieron y dijeron que si no podía tomar una broma no debería haberse unido. Alison fue aceptada más por ellos ahora y se llevó bien con todos. Era solo parte de ser la sección woopsie, pensó.

Card image cap

Un lote de policías: cuarta parte

WPC Cox corría con dificultad en su falda apretada, pero estaba agradecida de que le hubieran permitido descartar su sombrero, su túnica, su corbata y su bolso. Fue agradable de toda la sección para animarla. Esperaba poder hacer las cuatro vueltas con su uniforme en el tiempo asignado. Era muy diferente a correr en shorts y entrenadores.

Card image cap

Un lote de policías: parte nueve

WPC Cox yacía boca abajo sobre la manta gris en la que acababa de ser violada. Había sido doblado longitudinalmente para proporcionarle cierta protección del duro piso de concreto. Ella probó las esposas nuevamente. Estaban trabadas demasiado apretadas para que ella pudiera deslizar sus muñecas fuera de ellas.

Card image cap

Un lote de mujeres policíacas. Parte uno

Para las personas cuya experiencia se limita principalmente a la actualidad, es difícil apreciar cómo todo el sexismo generalizado y endémico estaba en la sociedad y sus instituciones solo relativamente Hace poco tiempo. Las organizaciones y los hombres que los controlaban se comportaban rutinariamente hacia las mujeres de una manera que se consideraría totalmente escandalosa hoy.

Card image cap

Un lote de mujeres policíacas. Parte seis

WPC Cox estacionó su auto frente a la Oficina Rural en Great Shelford ese martes por la mañana y entró. Eran las 10 a. M. Eso era algo que le gustaba de la Unidad Rural, por las mañanas podía mentir un poco más. A ella nunca le gustó que comenzaran las 6 a.m. cuando estaba trabajando en la sección. Ella reservó y revisó su bandeja en busca de mensajes.

Card image cap

Un lote de mujeres policíacas: parte ocho

WPC Cox trató de ordenar sus pensamientos mientras yacía sobre la manta con los dos violadores de pie junto a ella, su mente una masa de emociones contradictorias. Humillación, miedo, vergüenza, culpa y alivio de que todo hubiera terminado. Entonces finalmente había sucedido. Ella había sido violada.

Card image cap

Lote de una mujer policía. Parte diez

La Fuerza contrató a WPC Cox por enfermedad por un mes después de la violación. Su ataque atrajo amplia publicidad localmente en el Cambridge Mercury y otros periódicos locales, con titulares como "Terror of WPC" y "WPC Left esposado y amordazado". Las primeras tres páginas del Mercury se dedicaron a la historia, con una fotografía de Alison tomada cuando se unió a la fuerza policial.

Card image cap

Lote de una mujer policía. Parte siete

WPC Cox miró al hombre en el pasamontañas detrás de ella, con los ojos muy abiertos por el terror. Nunca se había sentido tan indefensa y vulnerable en toda su vida. Estaba sola, a kilómetros de la oficina y completamente a merced de estos dos hombres, estos terroristas o como diablos fueran. Nadie sabía dónde estaba y no la echarían de menos durante horas.